sábado, 21 de marzo de 2009

Interior


Como un hèroe herido
vuelvo valiente
y susurro
un ìntimo dolor escindido.

1 comentario:

Viviana Álvarez dijo...

En la sublime brevedad de cuatro versos, se plasma un universo de sentimientos que encuentran y (des)encuentran.

Tu blog es un oasis, un remanso donde el alma llega con pavura y parte liviana en alas de tu decir.

Gracias por visitarme. Te enlazo a mi blog.

Cariños