sábado, 1 de mayo de 2010

Ellas

Ni Adán
ni Eva.

Ni Hansel y Grettel.

Sin tetas de mamar
ni animal furioso.

En el océano del dolor.

Asiladas en una isla
escuálida.

Sin algo de todo
y un poco de nada.

Sobrevivientes.

5 comentarios:

BLANCA CORREA dijo...

Gracias Lili por tu comentario, me hace bien . Quiero decirte tambièn que el encuentro es en verdad un re-encuentro, con esos pedacitos de nosotros en las palabras de los demàs. Gracias por pasear tu mirada y escribir estas palabras :
" ME RESULTA INTERESANTE EL CRECIMIENTO TUYO EN ESTOS AÑOS, LA VERDAD ES QUE ES "IMPACTANTE" CON UN CONTENIDO LLENO DE SIGNIFICADOS QUE SÒLO EL QUE TE CONOCE DE OTRAS ÈPOCAS, ENTRE CACEROLAS Y LUNAS LLENAS DE ILUSIÒN PODEMOS DECIR ...¡¡¡QUÈ SUERTE QUE LOGRASTE UN PEDACITO DE LO QUE QUERÌAS !!!

LILIANA ETLIS

alba dijo...

Gracias por tu comentario y por descubrir tu blog que también es un paseo por la poesía...

Pluma Roja dijo...

Me encantó tu poesía, me recuerdas la mía de cuando era joven. Saludos cordiales, gracias por tu comentario en mi Estrella Fugaz.

Saludos cordiales,

MabelBE dijo...

Tal cual. Algo original, y que te ha sido dado para vivirlo a vos. Me encanta el poema. Lo de sobrevivientes -para mí- está de más. He dicho.

William Eduarte dijo...

un abrazo
me gusta mucho el blog
seguire pasando