domingo, 27 de septiembre de 2009

Anotaciones de quiniela

A Corina, que la quise tanto . . .

Encontré tu cuaderno verde
en el último lugar
donde tu deseo sucedió.
Quedó sostenido
en el vientre de un ropero
/ desolado
de donde nadie
se atrevió a extraer.
Allí duerme solitario
/ indemne.
Sus hojas develan
números acróbatas de una suerte
/ al azar.

Huelo tu mano de caricias
al buscar la última página escrita
/ "febrero, quince"
y la lapicera Bic azul trazo grueso
y la regla transparente
/ despoblada de números
y la estampita del santo
en túnicas de dolor .

Tu cuaderno de tapa verde
todavía duerme el tiempo
en el cuerpo del ropero.

Y yo vuelvo a él
en mi territorio de
/ recuerdos preciados
y me asilo tan solo
un instante en los celestiales
/ bordes
de tu presencia.

3 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Bello homenaje me quedo en silencio..

Siempre es un gusto visitarte.

Un abrazo
Saludos fraternos

Te deseo lo mejor para esta semana..

MabelBE dijo...

Este poema es profundo. Un gusto haber venido a visitarte, Blanca.
Cariños, Mabel.

ciudadanolatinoamericano dijo...

David Antonio Sorbille dijo...
Magnífico poema, Blanca. Te felicito.