domingo, 10 de abril de 2011

ESTADOS

Cedí esta tarde de placer antiguo
acostumbrada a sonrojarme bajo el sol opaco
de las tardes llorosas de abril.
El sombrero verde que vestías viejo
confundía mi sueño ;
y yo ya no era vos.
Acostumbrada a caerme de los precipicios
mis huesos no hicieron ruido y mi voz ronca
se lastimó al rodar.
No hubo tiempo de despoblar recuerdos
Me acurruqué en el pasto endurecido por el olvido
Y desenmascaré mi piel.
Acaricié mi marca y
Me reconocí
Estoy volviendo a jugar con los sombreros.

1 comentario:

Todos nosotros dijo...

Interesante la sobrecarga de adjetivos. ¿Dan color a las imágenes o las emborronan? God only knows